Read Ángel caído Online

Authors: Åsa Schwarz

Tags: #Intriga, policíaco

Ángel caído

BOOK: Ángel caído
9.15Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

 

Estocolmo. Nova es una joven activista de Greenpeace. Una noche entra en una casa en el centro de la ciudad aprovechando que los dueños no están para realizar una «acción de protesta». Pero cuando entra se encuentra con un espectáculo escalofriante: el dueño de la casa, Josef K. Larsson y su mujer han sido brutalmente asesinados y sus cuerpos yacen en la cama, junto a su perro, también muerto. Amanda es la policía al cargo de la investigación de los crímenes en casa de Josef K. Larsson. Al principio cree que Nova podría ser la autora del crimen y decide investigarla. Finalmente Nova es detenida por la policía, pero en realidad lo que ocurre es que ella les ayuda a encontrar al verdadero asesino.

Åsa Schwarz

Ángel caído

ePUB v1.1

Mística
22.02.12

Título original:
Nefilim

Traducción: Mayte Giménez | Pontus Sánchez

Viendo Yahvé que la maldad del hombre cundía en la tierra y que todos los pensamientos que ideaba su corazón eran puro mal de continuo...

Génesis 6, 5

Estocolmo, época actual

Habían vigilado el piso durante tres semanas.

Era el momento.

No se había visto entrar o salir a nadie en toda la noche. Eran las 23.30 y todas las ventanas estaban a oscuras. El piso de cuatro dormitorios de la calle Drottning, en el centro de Estocolmo, permanecía vacío. Y así debía continuar, esperaba Nova, que desde donde estaba tenía buena vista de la fachada. Las otras noches todo había seguido una rutina definida y si el dueño del piso se hallaba ausente ahora, era porque estaría fuera toda la noche. Supuso que dormirían en su lujosa casa de campo en el archipiélago interior. «Si ha ganado ciento cincuenta y cinco millones en once años, se podrá permitir ese lujo», pensó irritada. Ciento cincuenta y cinco millones por el vómito de dióxido de carbono de cuatro de las centrales carboeléctricas más sucias de Alemania. Las cuatro figuraban entre las treinta centrales energéticas más contaminantes de Europa y eran propiedad de Aguas de Suecia. Todas estaban en la lista
Dirty Thirty
del Fondo Mundial para la Naturaleza.

Nova necesitaba animarse para sacarse de encima la creciente intranquilidad que sentía por lo que iba a ocurrir.
Dirty Thirty
, murmuraba para sí misma como un mantra. Le iba bien. La adrenalina empezaba a circular. Le dio un buen trago al café en vaso de papel que tenía delante e hizo una mueca de desagrado. Estaba frío como el hielo. No es que caliente fuera bueno, pero así era peor. Amargo y aguado.

Se oyó un pitido del móvil. Nova sabía lo que contenía el mensaje. Con un gesto brusco dejó el vaso en la mesa junto a la ventana del Seven-Eleven y se levantó. Para quitarse el mal sabor del café se metió en la boca el último chicle. El dependiente con acné parecía distraído y continuó leyendo el último número de la revista
Rocky
. Un descuidado mechón de pelo le cayó sobre un ojo y él se lo colocó detrás de la oreja con un gesto mecánico. Nova tuvo mucho cuidado de no encontrarse con su mirada pero, sin embargo, pudo constatar que eran más o menos de la misma edad. El martes ella cumpliría diecinueve años.

Nova no sentía una especial preocupación por que la pudiera identificar posteriormente. El mono de trabajo que llevaba puesto provenía de un contenedor. Era de color naranja sucio, con el gran logo de la compañía telefónica Televerket impreso en la espalda. Llevaba las rastas anudadas debajo de la gorra, que también había conseguido en un contenedor, con la visera bien bajada. Se había quitado la anilla de la nariz y el maquillaje era imperceptible. «Ni tu propia madre te reconocería», había dicho alguien cuando abandonó el local. No protestó pero pensó: «Vosotros no conocisteis a mi madre.» En la puerta del Seven-Eleven comprobó el contenido de su mochila negra por quinta vez en una hora. Había tres cosas: un
spray
de color rojo sangre, una linterna para ponerse en la frente y un juego de ganzúas que Nova compró a través de internet y que le enviaron desde Estados Unidos. La tienda se llamaba Selfdefense Products y el juego estaba empaquetado en una discreta caja de color marrón. Primero se rió de la idea de utilizar ganzúas para la autodefensa, después se dio cuenta de que ella misma terminaría por hacerlo.

Si la tierra sucumbía, ella también moriría.

Por tanto, su plan era totalmente de autodefensa. Esa conclusión la llenaba de confianza y fue lo que le hizo aceptar llevar a cabo la acción de aquella noche.

El paquete que encargó incluía un manual de instrucciones para abrir cerraduras. Nova había comprado dos cerraduras de la misma marca que la que iba a abrir aquella noche y estuvo practicando una y otra vez. Sin embargo, se sentía insegura. Siempre se ponía nerviosa cuando tenía que hacer algo por primera vez. Y no cada día cometía un delito de allanamiento de morada.
Dirty Thirty
, se repetía a sí misma para sentirse fuerte.
Dirty Thirty
.

La calle Drottning estaba vacía a excepción de unos cuantos transeúntes que desaparecieron hacia el metro. Como estaban de espaldas, no se percataron de la joven del mono naranja que cruzó la calle mientras, angustiada, miraba hacia todas partes. El portal estaba iluminado por las muchas luces que había en la calle. El código se lo sabía de memoria. Dos semanas antes había ayudado a entrar a una señora mayor que iba con andador y memorizó las cifras. Al cabo de cinco segundos, Nova estaba dentro del portal.

En el aire flotaba un olor a aceite de ascensor, a viejo y a polvo. El suelo de mármol, el panel de madera en la pared y el ángel dorado en un pedestal, demostraban el alto nivel económico y el gusto de los vecinos. Nova no subió en ascensor a pesar de que el piso al que iba era el último del edificio. De un ascensor no podría huir y aunque hasta el momento no había hecho nada ilegal, se sentía culpable.

Una vez arriba, respiró profundamente para recuperarse del esfuerzo mientras estudiaba el rellano. Sólo había dos puertas, ambas altas y forradas de paneles de madera. Por debajo de una de ellas se veía una débil luz y al fondo se oía el sonido de la televisión. Nova miró intranquila a través de la mirilla que había en la puerta.

El vecino estaba despierto.

Eso no estaba previsto en el plan.

Se quedó paralizada durante unos segundos. Sus manos temblaban por el miedo a ser descubierta. Después encontró la solución. Masticó una última vez el chicle que llevaba en la boca, se lo sacó y le dio la forma de una moneda. Andando con sus flexibles zapatos de gimnasia, Nova fue hasta la mirilla y pegó el chicle encima. Ahora por lo menos se daría cuenta de si la iban a descubrir porque tendrían que abrir la puerta antes. El vecino seguramente no llamaría a la policía sin controlar primero lo que ocurría en el rellano de la escalera.

Nova volvió a la puerta que era su objetivo. Estaba arañada, gastada y era pesada, pero hacía poco que la habían renovado. Tenía puesta una placa en la que leyó: «Josef F. Larsson.» Las letras estaban grabadas al ácido sobre un metal dorado. A pesar de que todo estaba previsto, quería asegurarse de que era el lugar correcto, aunque el riesgo de que se hubiera equivocado de planta fuera mínimo.

Nova volvió a respirar hondo, abrió la mochila y sacó las ganzúas.
Dirty Thirty
, repetía una y otra vez en su cabeza. La cerradura de arriba se abrió igual de fácil que cuando había entrenado en casa, pero en ese momento oyó un ruido detrás de la puerta del vecino: el traqueteo de unas uñas sobre el suelo de parquet.

Luego pasaron a arañar la puerta y Nova se puso a respirar más de prisa. La sangre le latía en los oídos. Pensó en huir, pero en lugar de eso se puso a manipular, temblando, la segunda cerradura. Le faltaba concentración y tuvo que empezar desde el principio. Dentro del piso de enfrente se oía una voz gruñona llamando al perro, pero éste, en lugar de obedecer a su ama, dio un último ladrido para llamar su atención. La mujer, que arrastraba los pies, se acercó a la puerta.

Nova volvió a errar, se pasó con la ganzúa y se le rompió una de las uñas pintadas de negro dentro del guante. El ama y el perro iniciaron un incomprensible diálogo al otro lado de la puerta y por una expresión de descontento, Nova entendió que el bloqueo del chicle había sido descubierto.

Entonces oyó la cadena de seguridad de la vecina de enfrente.

En ese momento la cerradura que Nova intentaba manipular hizo clic y la puerta se abrió. Agarró la mochila, se deslizó dentro y, sin ruido, cerró la puerta tras de sí. La oscuridad del piso envolvió a Nova y en ese mismo momento se abrió la puerta vecina. Se esforzó para no hacer ruido al respirar, pero aun así le parecía que los latidos de su corazón sonaban como una tormenta.

Ahora le tocaba a Nova observar por la mirilla. Vio a la anciana del andador que miraba a un lado y a otro y luego, dudosa, hacia abajo, hacia su pequeño caniche gris. Desenganchó la cadena y abrió la puerta despacio. El caniche dio un salto y se puso a ladrar en dirección hacia Nova. La anciana estaba espantada. Dio unos pasos arrastrando los pies por el rellano de la escalera y se agachó con esfuerzo para coger al perro en brazos. De vuelta a su vivienda, susurró al oído del animal:


Gudrun
, haz el favor de no ladrar a los vecinos.

Cuando iba a cerrar la puerta, se paró pensativa y al volverse para estudiar detenidamente la puerta descubrió el chicle. De su chaqueta de lana sacó un pañuelo, desenganchó el chicle con él y se guardó la pegajosa masa en el bolsillo.

—Niños proletarios —dijo, molesta, al cerrar la puerta tras de sí.

Nova se volvió hacia la oscuridad de la vivienda. La luz de la calle Drottning y de los escaparates de las tiendas entraba a través de los ventanales. Buscó la linterna en la mochila, la encendió y se la puso en la cabeza. El recibidor estaba ordenado y amueblado con un estilo clásico, con alfombra, espejo dorado y unas cuantas perchas en un colgador. Sólo había un abrigo de color marrón claro. La ropa de la pareja debía de estar en el armario de al lado, aventuró Nova. En el suelo, debajo del abrigo, había dos pares de zapatos: uno era de caballero, de piel marrón, y hacía juego con el abrigo; el otro par era de señora, con discretos tacones. Zapatos de vieja, constató Nova. En el ambiente flotaba un ligero olor a basura. «No hay que dejar basura en casa entre julio y agosto.» Nova oía la orden de su madre desde algún sitio de su memoria.

En medio del recibidor había un portafolios tirado y de él se había salido el último balance anual de la compañía de aguas Vattenfall. Parecía como si alguien, al llegar a casa, lo hubiera soltado para llegar a tiempo de coger el teléfono. El maletín inquietaba a Nova a pesar de estar completamente segura de que nadie había entrado aquel día en la vivienda. Rompía con el orden que reinaba en la casa y creaba desarmonía. Miró fijamente el portafolios un momento, pero después pensó que la falta de armonía se iba a imponer en todo el ambiente del piso porque había llegado el momento del
spray
. Nova siempre había tenido una vena dramática y sabía que las frases escritas en rojo sangre causaban más efecto que en otro color.

La primera víctima fue el espejo del recibidor. «Asesino», escribió con grandes letras. «El hombre que se mire aquí tendrá el epíteto que le corresponde», pensó sonriendo de su perspicacia. Después se dirigió hacia la sala de estar, oscura pero amplia y donde el parquet estaba cubierto de antiguas alfombras orientales. En un rincón había cajones de bonita madera que Nova supuso eran altavoces, y una estatua africana tallada con forma de mujer con niños desnudos colgando de su cuerpo.

BOOK: Ángel caído
9.15Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

Lempriere's Dictionary by Norfolk, Lawrence
Lovely Vicious by Wolf, Sara
Capturing Paris by Katharine Davis
Silver Wolf Clan by Shanley, Tera
Brigands M. C. by Robert Muchamore
Outside the Box by H. M. Montes
In Memory of Angel Clare by Christopher Bram