Read Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero Online

Authors: Álvaro Mutis

Tags: #Relatos, Drama

Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero

BOOK: Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero
6.4Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

 

Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero
reúne todas las narraciones del célebre personaje creado por Álvaro Mutis publicadas desde 1986. Incluye:
La nieve del almirante
(1986);
Ilona llega con la lluvia
(1988);
Un bel morir
(1989);
La última escala del
Tramp Steamer (1988);
Amirbar
(1990);
Abdul Bashur, soñador de navíos
(1990);
Tríptico de mar y tierra
(1990).

La vida errante de Maqroll el Gaviero, sus empresas por todos los mares y climas, sus aventuras y pasiones o la desorbitada dimensión de sus sueños poblarán para siempre la mitología de un conjunto de lectores estimable.

En
La nieve del Almirante
, este viejo lobo de mar partirá en busca de unos serraderos inexistentes; en
Ilona llega con la lluvia
se embarcará en un imprevisible negocio con su hermosa amiga de Trieste, para aproximarse, en
Un bel morir
, a las quietas aguas del descanso tras una trágica aventura de contrabando y traición. Luego, una hermosa historia de amor, que recoge
La última escala del «Tramp Steamer»
; prosigue, en
Amirbar
, el relato de las incursiones del Gaviero en el delirio y la fiebre de las minas de oro, continuando con un recuento de los avatares de
Abdul Bashur, soñador de navíos
, el más fiel amigo de Maqroll, para acabar, en el
Tríptico de mar y tierra
, con las tres últimas experiencias del Gaviero, convertido ya para siempre en un arquetipo inevitable de la literatura universal.

Álvaro Mutis (Bogotá 1923) pasó parte de su infancia en Bélgica y muy joven empezó sus colaboraciones en revistas como
El Espectador
. A los veinte años escribió su primer poema y a los veinticuatro publicó su primer libro,
La balanza
. En 1990 reunió su obra poética en
Summa de Maqroll el Gaviero
, nombre del personaje que se convirtió en eje fundamental de su obra narrativa, recogida en 1993 en
Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero
. Álvaro Mutis, que reside en México desde 1956, ha recibido los premios Nacional de las Letras de Colombia 1974, Príncipe de Asturias de las Letras 1997, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 1997, el Nacional de Poesía 1983 en Colombia o el Villaurrutia 1988 en México, entre otros.

Álvaro Mutis

Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero

ePUB v1.0

Ledo
27.03.12

La Nieve del Almirante
, 1986

Ilona llega con la lluvia
, 1988

Un bel morir
, 1989

La última escala del
Tramp Streamer, 1988

Amirbar
, 1990

Abdul Bashar, soñador de navíos
, 1991

Tríptico de mar y tierra
, 1993

Ediciones Siruela

ISBN: 84-7844-162-X

L
A
N
IEVE DEL
A
LMIRANTE

A Ernesto Volkening

(Amberes, 1908 - Bogotá, 1983)

En recuerdo y homenaje

a su amistad sin sombras,

a su lección inolvidable.

N'accomplissant que ce qu'il doit
,

Chaque pêcheur pêche pour soi
:

Et le premier recueille, en les mailles qu'il serre
,

Tout le fretin de sa misère
;

Et celui-ci ramène, à l'étourdie
,

Le fond vaseux des maladies
;

Et tel ouvre ses nasses

Aux deuils passants qui le menacent
;

Et celui-là ramasse, aux bords
,

Les épaves de son remords
.

É
MILE
V
ERHAEREN,
Les pêcheurs

C
UANDO creía que ya habían pasado por mis manos la totalidad de escritos, cartas, documentos, relatos y memorias de Maqroll el Gaviero y que quienes sabían de mi interés por las cosas de su vida habían agotado la búsqueda de huellas escritas de su desastrada errancia, aún reservaba el azar una bien curiosa sorpresa, en el momento cuando menos la esperaba
.

Uno de los placeres secretos que me depara el pasear por el Barrio Gótico de Barcelona es la visita de sus librerías de viejo, a mi juicio las mejor abastecidas y cuyos dueños conservan aún esas sutiles habilidades, esas intuiciones gratificantes, ese saber cazurro que son virtudes del auténtico librero, especie en vías de una inminente extinción. En días pasados me interné por la calle de Botillers, y en ella me atrajo la vitrina de una antigua librería que suele estar la mayor parte de las veces cerrada y ofrece a la avidez del coleccionista piezas realmente excepcionales. Ese día estaba abierta. Penetré con la unción con la que se entra al santuario de algún rito olvidado. Un hombre joven, con espesa barba negra de judío levantino, tez marfileña y ojos acuosos, negros, detenidos en una leve expresión de asombro, atendía detrás de un montón de libros en desorden y de mapas que catalogaba con una minuciosa letra de otros tiempos. Me sonrió ligeramente y, como buen librero de tradición, me dejó husmear entre los estantes, tratando de mantenerse lo más inadvertido posible. Cuando apartaba algunos libros que me proponía comprar, me encontré de repente con una bella edición, encuadernada en piel púrpura, del libro de P. Raymond que buscaba hacía años y cuyo título es ya toda una promesa
: Enquéte du Prévót de Paris sur l'assassinat de Louis Duc D'Orléans;
editado por la Bibliothéque de l’École de Chartres en 1865. Muchos años de espera eran así recompensados por un golpe de fortuna sobre el que de tiempo atrás ya no me hacía ilusiones. Tomé el ejemplar sin abrirlo y le pregunté al joven de la barba por el precio. Me lo indicó citando la cifra con ese tono rotundo, definitivo e inapelable, también propio de su altiva cofradía. Lo pagué sin vacilar, junto con los demás ya escogidos, y salí para gozar a solas mi adquisición con lenta y paladeada voluptuosidad, en un banco de la pequeña placita donde está la estatua de Ramón Berenguer el Grande. Al pasar las páginas noté que en la tapa posterior había un amplio bolsillo destinado a guardar originalmente mapas y cuadros genealógicos que complementaban el sabroso texto del profesor Raymond. En su lugar encontré un cúmulo de hojas, en su mayoría de color rosa, amarillo o celeste, con aspecto de facturas comerciales y formas de contabilidad. Al revisarlas de cerca me di cuenta que estaban cubiertas con una letra menuda, un tanto temblorosa, febril, diría yo, trazada con lápiz color morado, de vez en cuando reteñido con saliva por el autor de los apretados renglones. Estaban escritas por ambas caras, evitando con todo cuidado lo impreso originalmente y que pude comprobarse trataba, en efecto, de formas diversas de papelería comercial. De repente, una frase me saltó a la vista y me hizo olvidar la escrupulosa investigación del historiador francés sobre el alevoso asesinato del hermano de Carlos VI de Francia, ordenado por Juan sin Miedo, Duque de Borgoña. Al final de la última página, se leía, en tinta verde y en letra un tanto más firme: «Escrito por Maqroll el Gaviero durante su viaje de subida por el río Xurandó. Para entregar a Flor Estévez en donde se encuentre. Hotel de Flandre, Antwerpen». Como el libro tenía numerosos subrayados y notas hechos con el mismo lápiz, era fácil colegir que nuestro hombre, para no desprenderse de esas páginas, prefirió guardarlas en el bolsillo destinado afines un tanto más trascendentes y académicos
.

Mientras las palomas seguían mancillando la noble estampa del conquistador de Mallorca y yerno del Cid, empecé a leer los abigarrados papeles en donde, en forma de diario, el Gaviero narraba sus desventuras, recuerdos, reflexiones, sueños y fantasías, mientras remontaba la corriente de un río, entre los muchos que bajan de la serranía para perderse en la penumbra vegetal de la selva inmensurable. Muchos trozos estaban escritos en letra más firme, de donde era fácil deducir que la vibración del motor de la embarcación que llevaba al Gaviero era la culpable de ese temblor que, en un principio, atribuí a las fiebres que en esos climas son tan frecuentes como rebeldes a todo medicamento o cura
.

Este Diario del Gaviero, al igual que tantas cosas que dejó escritas como testimonio de su encontrado destino, es una mezcla indefinible de los más diversos géneros: va desde la narración intrascendente de hechos cotidianos hasta la enumeración de herméticos preceptos de lo que pensaba debía ser su filosofía de la vida. Intentar enmendarle la plana hubiera sido ingenua fatuidad y bien poco se ganaría en favor de su propósito original de consignar día a día sus experiencias en este viaje, de cuya monotonía e inutilidad tal vez lo distrajera su labor de cronista
.

Me ha parecido, por otra parte, de elemental equidad que este Diario lleve como título el nombre del sitio en donde por mayor tiempo disfrutó Maqroll de una relativa calma y de los cuidados de Flor Estévez, la dueña del lugar y la mujer que mejor supo entenderlo y compartir la desorbitada dimensión de sus sueños y la ardua maraña de su existencia
.

También se me ocurre que podría interesar a los lectores del Diario del Gaviero el tener a su alcance algunas otras noticias de Maqroll, relacionadas, en una u otra forma, con hechos y personas a los que hace referencia en su Diario. Por esta razón he reunido al final del volumen algunas crónicas sobre nuestro personaje aparecidas en publicaciones anteriores y que aquí me parece que ocupan el lugar que en verdad les corresponde
.

DIARIO DEL GAVIERO

Marzo 15

L
OS informes que tenía indicaban que buena parte del río era navegable hasta llegar al pie de la cordillera. No es así, desde luego. Vamos en un lanchón de quilla plana movido por un motor diésel que lucha con asmática terquedad contra la corriente. En la proa hay un techo de lona sostenido por soportes de hierro de los que penden hamacas, dos a babor y dos a estribor. El resto del pasaje, cuando hay, se amontona en mitad de la embarcación, sobre un piso de hojas de palma que protege a los viajeros del calor que despiden las planchas de metal. Sus pasos retumban en el vacío de la cala con un eco fantasmal y grotesco. A cada rato nos detenemos para desvarar el lanchón encallado en los bancos de arena que se forman de repente y luego desaparecen, según los caprichos de la corriente. De las cuatro hamacas, dos las ocupamos los pasajeros que subimos en Puerto España y las otras dos son para el mecánico y el práctico. El Capitán duerme en la proa bajo un parasol de playa multicolor que él va girando según la posición del sol. Siempre está en una semiebriedad, que sostiene sabiamente con dosis recurrentes aplicadas en tal forma que jamás se escapa de ese ánimo en que la euforia alterna con el sopor de un sueño que nunca lo vence por completo. Sus órdenes no tienen relación alguna con la trayectoria del viaje y siempre nos dejan una irritada perplejidad: «¡Arriba el ánimo! ¡Ojo con la brisa! ¡Recia la lucha, fuera las sombras! ¡El agua es nuestra! ¡Quemen la sonda!», y así todo el día y buena parte de la noche. Ni el mecánico ni el práctico prestan la menor atención a esa letanía que, sin embargo, en alguna forma los sostiene despiertos y alertas y les transmite la destreza necesaria para sortear las incesantes trampas del Xurandó. El mecánico es un indio que se diría mudo a fuerza de guardar silencio y sólo se entiende de vez en cuando con el Capitán en una mezcla de idiomas difícil de traducir. Anda descalzo, con el torso desnudo. Lleva pantalones de mezclilla llenos de grasa que usa amarrados por debajo del prominente y terso estómago en el que sobresale una hernia del ombligo que se dilata y contrae a medida que su dueño se esfuerza para mantener el motor en marcha. Su relación con éste es un caso patente de transubstanciación; los dos se confunden y conviven en un mismo esfuerzo: que el lanchón avance. El práctico es uno de esos seres con una inagotable capacidad de mimetismo, cuyas facciones, gestos, voz y demás características personales han sido llevados a un grado tan perfecto de inexistencia que jamás consiguen permanecer en nuestra memoria. Tiene los ojos muy cerca del arco de la nariz y sólo puedo recordarlo evocando al siniestro Monsieur Rigaud-Blandois de
La Pequeña Dorrit
. Sin embargo, ni siquiera tan imborrable referencia sirve por mucho tiempo. El personaje de Dickens se esfuma cuando observo al práctico. Extraño pájaro. Mi compañero de viaje, en la sección protegida por el toldo, es un gigante rubio que habla algunas palabras masticadas con un acento eslavo que las hace casi por completo indescifrables. Es tranquilo y fuma continuamente los pestilentes cigarrillos que le vende el práctico a un precio desorbitado. Va, según me entero, al mismo sitio adonde yo voy: a la factoría que procesa la madera que ha de bajar por este mismo camino y de cuyo transporte se supone que voy a encargarme. La palabra factoría produce la hilaridad de la tripulación, lo cual no me hace gracia y me deja en el desamparo de una vaga duda. Una lámpara Coleman nos alumbra de noche y en ella vienen a estrellarse grandes insectos de colores y formas tan diversos que a veces me da la impresión que alguien organiza su desfile con un propósito didáctico indescifrable. Leo a la luz de las caperuzas de hilo incandescente, hasta que el sueño me derriba como una droga súbita. La irreflexiva ligereza del de Orléans me ocupa por un instante antes de caer en un sopor implacable. El motor cambia de ritmo a cada rato, lo cual nos mantiene en constante estado de incertidumbre. Es de temer que de un momento a otro se detenga para siempre. La corriente se hace cada vez más indómita y caprichosa. Todo esto es absurdo y nunca acabaré de saber por qué razón me embarqué en esta empresa. Siempre ocurre lo mismo al comienzo de los viajes. Después llega la indiferencia bienhechora que todo lo subsana. La espero con ansiedad.

BOOK: Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero
6.4Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

Conspiring with a Rogue by Julie Johnstone
New Tricks for Rascal by Holly Webb
Obsession (Year of Fire) by Bonelli, Florencia
Treasure of Love by Scotty Cade
Crow Bait by Robert J. Randisi
Drive by Sidney Bristol